Homepage
Personas Cadena de suministro
Evolución en 2020
Women in traditional apparel working at desktop computers
Women in traditional apparel working at desktop computers

Abastecimiento responsable: evolución en 2020

En 2020, reestructuramos nuestro programa para responder a las crisis sociales y económicas a las que se enfrentaron nuestros proveedores y sus trabajadores a causa de la pandemia de la COVID-19.
Apoyo a los trabajadores, proveedores y comunidades durante la pandemia de la COVID-19
En Amazon, nos comprometemos a apoyar a nuestros proveedores, a nuestros trabajadores y a nuestras comunidades cuando se vean afectados por la COVID-19. Sin duda, la pandemia mundial de la COVID-19 hizo que 2020 fuera un año especialmente difícil, ya que los proveedores se enfrentaron a la interrupción masiva de la cadena de suministro, los trabajadores fueron desplazados y las comunidades experimentaron pérdidas inimaginables. Inmediatamente nos pusimos a trabajar para dar una respuesta a esta situación.
Adaptamos nuestra diligencia debida: En 2020, tuvimos que cambiar la forma de evaluar a los proveedores. Con las restricciones de la COVID-19, era mucho más difícil realizar evaluaciones en las propias instalaciones. Seguimos utilizando las auditorías tradicionales cuando era seguro hacerlo, pero cuando las auditorías en las instalaciones se convirtieron en un auténtico desafío o en algo imposible debido a las restricciones de seguridad, adoptamos nuevos mecanismos para evaluar el riesgo, entre los que destacan los cuestionarios de autoevaluación y la revisión de documentos de forma remota.
Involucramos a los proveedores: Desarrollamos instrucciones y acciones de formación para los proveedores sobre cómo apoyar y proteger a sus trabajadores durante la pandemia. Formamos a los directivos sobre la higiene en el lugar de trabajo y el uso adecuado de los equipos de protección individual (EPI) para evitar la propagación de la COVID-19. También animamos a los proveedores a seguir pagando a los trabajadores durante los cierres, reconociendo el extraordinario coste que los despidos están teniendo en las plantillas.
Invertimos en los trabajadores: En 2020, creamos un fondo de 1,3 millones de dólares para invertir en organizaciones que prestan apoyo de primera línea a los trabajadores afectados por la COVID-19. Por ejemplo, hemos dado apoyo a organizaciones como la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Bangladesh, para distribuir suministros médicos y recursos relacionados con la COVID-19 a los médicos, enfermeras y trabajadores sanitarios de primera línea que trabajan en el mayor campamento de refugiados del mundo. La contribución se destinó a adquirir equipos de protección personal (aproximadamente 322 000 guantes, 16 000 batas y monos, 18 300 respiradores N95 y 119 000 pantallas faciales), vitales para los centros de salud administrados por la OIM, que sirvieron para atender tanto a las poblaciones de refugiados como a la comunidad de acogida de la región.
Escuchamos a los trabajadores: Aumentamos nuestra inversión en Amader Kotha, que significa "Nuestra voz" en bengalí, una línea de ayuda que ofrece a los trabajadores del sector de la confección de Bangladesh una forma segura y eficaz de informar y resolver los problemas en el lugar de trabajo. En 2020, inscribimos a 23 proveedores de Amazon en el programa de Amader Kotha. Con cada llamada de un trabajador, la línea de ayuda sigue un protocolo definido para tratar el problema notificado hasta que se resuelve con su empleador. Por ejemplo, en diciembre de 2020, Amader Kotha recibió una llamada de un trabajador empleado en uno de nuestros proveedores de Bangladesh. El trabajador denunció malos tratos verbales y físicos, y un despido como represalia cuando se negó a realizar horas extraordinarias después del horario de trabajo habitual. Amader Kotha se puso inmediatamente en contacto con el equipo de cumplimiento del proveedor para investigar el problema. Como resultado, el proveedor volvió a contratar al trabajador agredido, y despidió a los dos empleados que le habían acosado. En 2021, inscribiremos a más proveedores de Amazon en Amader Kotha, y pondremos en marcha un programa de formación a los trabajadores para que aprendan a utilizar este recurso.
Nos involucramos en las prácticas de compra responsable y aprendimos sobre su impacto en los trabajadores: Desde el comienzo de la pandemia de la COVID-19, Amazon ha cumplido con todos los pedidos a nuestros proveedores globales de nuestros negocios de moda y complementos de marca priv, tanto en Estados Unidos como en Europa. También hemos colaborado con Better Buying, una iniciativa que trabaja para mejorar las prácticas de compra en las cadenas de suministro mundiales, para realizar una encuesta entre nuestros proveedores de Vietnam y sus trabajadores sobre el impacto de nuestras prácticas durante la COVID-19. Recibimos más de 1 300 respuestas de trabajadores, que indicaban que sus principales preocupaciones eran la inestabilidad de su situación financiera personal relacionada con la incertidumbre empresarial durante la COVID-19, los cambios en las previsiones de pedidos y la preocupación por la seguridad de la fábrica relacionada con las presiones por las fechas de envío. Los proveedores valoraron positivamente varios aspectos de nuestras prácticas, como por ejemplo el aumento de la comunicación durante la COVID-19, las decisiones tomadas para cumplir con los pedidos y la flexibilidad en los plazos de entrega.
Apoyo a los trabajadores durante la pandemia de la COVID-19
  • 1,3 millones de dólares
    En Amazon, nos comprometemos a apoyar a nuestros proveedores, a nuestros trabajadores y a nuestras comunidades cuando se vean afectados por la COVID-19. En 2020, creamos un fondo de 1,3 millones de dólares para invertir en organizaciones que prestan apoyo de primera línea a los trabajadores afectados por la COVID-19.

Caso práctico: Apoyo a la salud y seguridad de los trabajadores con Swasti

Las cuestiones de salud y seguridad siempre han sido un punto clave en nuestro programa de abastecimiento responsable. La pandemia de la COVID-19 demostró la importancia de las normas de salud y seguridad a la hora de proteger el bienestar de los trabajadores.

Al inicio de la pandemia, Amazon se asoció con Swasti, una organización mundial sin ánimo de lucro comprometida con el acceso a una atención sanitaria de calidad para los trabajadores de las comunidades marginadas. Swasti ajustó el programa de bienestar de empleados para proporcionar apoyo a los trabajadores de fábricas afectadas por la COVID-19. Con nuestro apoyo, Swasti puso en marcha una línea de ayuda para los trabajadores, desarrollando protocolos de salud para que se pudiesen reincorporar a sus puestos de forma segura y proporcionando un apoyo fundamental en salud mental, atención sanitaria y derechos sociales a los trabajadores, sus familias y sus comunidades. Swasti formó a los equipos de respuesta dirigidos por trabajadores en la prevención y gestión de la COVID-19; los equipos, a su vez, educaron a otros trabajadores mostrando vídeos en las plantas de fabricación y publicando información sanitaria esencial. Swasti también proporcionó asistencia sanitaria remota a los trabajadores y se puso en contacto con ellos y sus familiares para identificar los riesgos de la COVID-19 y proporcionarles apoyo médico. Cuando Swasti identificó una escasez de alimentos relacionada con la pandemia en uno de los centros del programa, distribuyó alimentos a los empleados que los necesitaban.

Además de las labores específicas relacionadas con la COVID-19, Swasti también proporciona a los trabajadores atención sanitaria primaria y programas sobre igualdad de género, inclusión financiera y fortalecimiento de los comités de trabajadores en los centros, para promover mejores canales de comunicación entre la dirección y los empleados.

A smiling woman with woven baskets places them into a cardboard box.

Trazabilidad de las materias primas
En 2020, seguimos analizando los niveles más profundos de nuestras cadenas de suministro de productos de la marca Amazon, con el objetivo de identificar los principales riesgos materiales. Las cadenas de suministro de materias primas son complicadas y están fragmentadas, y la mejora de la visibilidad sobre estas cadenas permite a las empresas identificar las posibles violaciones de los derechos humanos y los derechos laborales, y exigir responsabilidades a los proveedores.
  • Nos centramos en el algodón
    En 2020, reforzamos nuestras acciones relacionadas con el algodón. Amazon se ha unido a otras marcas como miembro de la iniciativa Better Cotton y del grupo asesor sobre trazabilidad de minoristas y marcas. En 2021, Amazon patrocina y participa en la iniciativa RSN de YESS: YESS son las siglas en inglés de Yarn Ethically & Sustainably Sourced (Algodón procedente de cultivos éticos y sostenibles). YESS trabaja para hacer frente al trabajo forzado en la cadena de valor del algodón, proporcionando formación a, y gestionando la evaluación de, fábricas de hilado y de tejidos para identificar y hacer frente al trabajo forzado en la producción de algodón.
  • Nos centramos en los minerales
    En 2020, nos convertimos en miembro de la Alianza público-privada por el comercio de minerales responsable (PPA), y ampliamos nuestra participación en la iniciativa Responsible Minerals Initiative (RMI). Nos comprometimos a apoyar los esfuerzos sobre el terreno de la PPA para promover el comercio responsable, y nos convertimos en miembros activos de los grupos de trabajo de la RMI sobre sobre participación de fundidores (Smelter Engagement) y diligencia debida de cobalto.

Caso práctico: Apoyo a los artesanos durante la COVID-19

En 2020, Amazon se asoció con Nest, una organización sin ánimo de lucro que apoya el crecimiento y el desarrollo del sector artesanal mundial para construir un mundo con mayor igualdad de género e inclusión económica. Colaboramos con una iniciativa de adquisición de equipos de protección personal de Nest para comprar más de 200 000 mascarillas que se entregaron a los trabajadores de primera línea. En 2020, este programa proporcionó más de 500 000 dólares de ayuda económica a 57 empresas, que empleaban a 10 510 artesanos cualificados.

También nos asociamos con Nest para proporcionar más de 100 subvenciones de ayuda económica relacionadas con la COVID-19 a negocios artesanales de todo el mundo. Por ejemplo, Nest concedió una subvención a Indego Africa, una organización que ofrece a los artesanos un mercado global para sus productos hechos a mano y oportunidades educativas para las empresas gestionadas por mujeres en África. Sapna Shah, directora de Estrategia operativa y de marca de Indego Africa, compartió que, gracias a esta financiación, Indego Africa pudo ofrecer pedidos de compra constantes a los socios artesanos de la empresa para sus productos hechos a mano, protegiéndolos del parón económico ocasionado por la COVID-19.

Como parte de su programa de subvenciones, Nest también apoyó una beca de marketing digital para Kay Kay's Fashion, una empresa de accesorios para el cabello gestionada por mujeres afroamericanas en Southfield, Michigan. Al solicitar el programa, la propietaria de la empresa, Kelechi Uchendu, señaló que su objetivo era: "reforzar el ADN de mi marca y trabajar para aumentar las ventas de mi empresa a los consumidores". Nest puso a Uchendu en contacto con un comercializador integrado y estratega de marca, con 10 años de experiencia en comercio electrónico. Juntos desarrollaron un plan de proyecto, que dio como resultado un lenguaje actualizado para el sitio web de la empresa de Uchendu, una presentación de la marca que podía utilizar con fines de marketing y herramientas para ayudar a Kay Kay's Fashion a aumentar su presencia en Internet. Uchendu dijo: "He aprendido muchísimo. Una de las cosas más importantes que aprendí fue cómo crear la marca de mi empresa correctamente, y cómo limpiar mi sitio web para que realmente mostrase mi marca".

Nest distribuyó otra beca de marketing digital a una pequeña empresa también gestionada por una mujer, Espacio Handmade. Un negocio de Austin (Texas) especializado en artículos de cuero procedentes de Estados Unidos y elaborados en ese mismo país. Nest puso en contacto a la propietaria de la empresa, Katrina Marhefka, con una agencia de marketing digital profesional que le ayudó a lanzar una exitosa campaña de marketing por correo electrónico. Marhefka es una líder empresarial y una fabricante que se enorgullece de contratar a mujeres. "La marroquinería se consideraba hasta ahora un oficio mayoritariamente masculino. Y ya no es así", afirma. La participación de Marhefka en la beca le ayudó a desarrollar sistemas y a identificar oportunidades de negocio.

Novedades
Descubre nuestra cultura creativa para construir un futuro sostenible.