Innovamos para reducir los derrames durante el traslado

En un esfuerzo por reducir los residuos en cada etapa de la cadena de suministro, exploramos constantemente formas de minimizar el daño que sufren los productos durante el proceso de transporte y entrega. Cuando se produce un derrame o daño durante el traslado, no solo se generan residuos de productos y embalajes, sino que se requiere trabajo adicional de envío y procesamiento, lo que a un incremento de las emisiones de carbono. Estamos trabajando directamente con los fabricantes y proveedores con el objetivo de crear embalajes más duraderos para el traslado de productos desde las instalaciones del fabricante al hogar del cliente, sin la necesidad de utilizar embalajes de protección excesivos que terminan en el ciclo de residuos.

A fin de identificar los productos para los cuales incluso pequeñas mejoras del embalaje pueden impactar significativamente la reducción de residuos, desarrollamos un modelo de aprendizaje automático que permite identificar productos líquidos con las tasas promedio más altas de daños declarados por los clientes. Luego, sometimos 14 de los productos líquidos que se dañan con más frecuencia a extensas pruebas adicionales en nuestro laboratorio de embalaje de Amazon, donde simulamos el recorrido de un paquete desde las instalaciones del fabricante hasta las manos del cliente.

Para este proceso, nos asociamos con Rieke (una empresa de soluciones de embalaje que fabrica dispensadores de productos alimenticios, cuidado personal y cuidado de la salud) con el fin de obtener información y conocimientos de embalaje sobre muchos de los sistemas dispensadores convencionales que se utilizan en millones de los productos que se ven en Amazon. Al reforzar los materiales, crear nuevos mecanismos de cierre para evitar que los dispensadores se abran y sellar posibles puntos de fuga, el equipo de Rieke creó dispensadores especialmente diseñados para resistir el traslado de los productos al sitio del cliente. Estos diseños más resistentes y mejorados incluyen pulverizadores de gatillo habituales en productos de limpieza para el hogar y productos de cuidado personal, así como bombas para lociones y espumas.

El nuevo diseño para pulverizadores de gatillo de Rieke, por ejemplo, reduce la cantidad de componentes del embalaje de cinco a uno y reduce el volumen del paquete en casi un 50 %. Por ello, tiene la certificación del programa Paquete Abrefácil de Amazon. Los fabricantes de productos como Unilever están adoptando estos dispensadores, y ahora es posible encontrar las bombas de loción en los jabones líquidos corporales de Caress y Dove. Rieke también está desarrollando métodos de embalaje completamente nuevos para productos líquidos que se venden en Amazon, como dispensadores y tapas para productos de espuma que se activan presionando en lugar de con gatillos o bombas manuales.

Algunos de estos cambios pueden parecer simples, y la mayoría pasarán inadvertidos para los clientes. Sin embargo, ya sea que los ajustes sean simples modificaciones o complejas hazañas de ingeniería, todos representan cambios significativos en la forma en que se envían los productos, lo que permite deleitar a los clientes y reducir los residuos generados por el embalaje. Estas innovaciones son solo una parte de los esfuerzos que hace Amazon para disminuir los residuos de los embalajes y lograr la neutralidad en emisiones de carbono de los envíos mediante nuestro objetivo Shipment Zero.